Estoy acostumbrado a acostumbrarme / con el insignificante sentido de las palabras / y no sé si el hombre le dio horas al tiempo / o el tiempo horas al hombre. Estoy libre en mis prisiones / calma siniestra por escapar / y no sé si los dioses crearon / el mundo para los hombres / o los hombres el mundo para los dioses / Estoy viviendo mi muerte / tácito pasillo que aborrece de oscuridad / y no sé si soy yo quien intenta escribir / o escribe quien intenta ser yo. "Hombre" de Fabricio Simeoni

29 de julio de 2017

Diane Arbus - En el principio

MALBA - Capital Federal
·        Pegarse a la suciedad escondida en cada lugar de la calle o bajo la piel de las personas; como si la realidad fuese una mugre que incomoda, perturba; una molestia que todos conocen pero sólo algunos se asoman a mirar y muchos menos se atreven a mostrar.
·       Una imagen fuera de foco puede sentenciar mucho más que la nitidez de un enfoque perfecto.
·        Exponer lo invisible, darle cuerpo. Difícil, nada simple. No fue común. No fue poco.
·         Mirar dentro de los ojos de los personajes fotografiados es introducirse en cada uno de ellos, y eso no se trata solamente de arte: es, ante todo, belleza pura.
·       Sus fotos testimonian cómo, durante algún tiempo, los relojes parecieron detenerse en EE.UU, y la visión descarnada de esos yanquis fue tan certera que es la misma que han tratado, desde siempre, de edulcorar y maquillar.
·        Fue un ojo que parecía verlo todo. No fue, por suerte, émulo de ningún “gran hermano” de los años ’50 o ’60.
·       Susan Sontag polemizó con ella. Lejos de una crítica a su trabajo, acaso pueda considerarse como un gran elogio.
·        Cuando se suicidó, tal vez no trató de cerrar ningún calendario, sino de tomar la última fotografía que le quedaba por capturar.
·        ¿Cómo llamar a alguien dedicado a retratar lo invisible?
·         Me pregunto si existe alguna realidad que no pueda fotografiarse.

Diane Arbus dixit
Publicar un comentario